Viajar en carro con 5 niñas: se disfruta o se padece

Todo empezó unos meses atrás, con una invitación de mi suegra al mar. Nos dijo: ¡tenemos paseo familiar!, revisamos el calendario con las fechas que ella nos proponía y justamente coincidían con el trabajo de mi esposo. Viajar en carro con 5 niñas yo sola? No era una opción que hubiera considerado antes.

El viaje en carro no era nada nuevo en nuestra familia, pues realmente es algo que disfrutamos y hacemos incluso varias veces en el año.

Sin embargo cuando me di cuenta que mi esposo no podía hacerlo, pensé que no viajaríamos y ya estaría resuelto todo.

Ni loca me iría sola con mis hijas, era absurdo solamente pensarlo, una mujer sola, viajar en carro con 5 niñas pequeñas para un viaje de 10 horas, donde además una de las niñas usa pañal, se alimenta con leche materna y come cada 3 horas, era tirarme en un abismo sin paracaídas.

Viajar juntos, mi esposo y yo, con las 5 niñas, en un carro, ya representaba una odisea, cada que lo hacemos nos sentimos como maratonistas que han logrado llegar a la meta sin lesiones y sin accidentes, pero muy cansados y agotados y con una mirada a la que le sobran palabras pero que ambos reconocemos que significa: sobrevivimos.

Pero finalmente no creo que se trate únicamente de montarse en un carro y sufrir y padecer el camino, al contrario se trata de disfrutar el momento, gozarlo y hacerlo algo divertido tanto para los adultos como para los niños.

Viaje en carro con 5 niñas

Cómo tomé la decisión

Mi esposo me convenció y logré viajar con mi mamá como acompañante, yo iba a manejar todo el tiempo, pero tener un adulto más en el carro por supuesto era algo necesario y un requisito mínimo de seguridad.

Se que se pueden estar preguntando: ¿En serio, viajar en carro con 5 niñas? ¿Siete mujeres solas en un carro, para un viaje taaaan largo? y con orgullo les puedo decir, en serio, tan en serio, que creo que lo repetiría.

Llegó el día y se hizo realidad, llenamos los 7 puestos de nuestra camioneta, íbamos con 7 sillas repletas de ilusión, 7 puestos llenos de amor y también de peleas porque como siempre, todas quieren en la ventaba, todas quieren al lado de la bebé y aunque pongamos turnos los puestos del carro siempre serán un motivo de discusión entre hermanos.

Afronté la prueba, me llené de valentía y de ánimo para viajar y hacer de este paseo otro de nuestros recuerdos favoritos en familia.

Niñas viajando en carro a la costa

Al igual que cada viaje que hago con mi esposo, al llegar a nuestro destino, con una mirada de satisfacción y un poco de cansancio, le dije a mi mamá: ¡sobrevivimos!, hemos podido llegar.

El viaje fue placentero, de verdad lo disfrutamos y gozamos de principio a fin, por eso les quiero compartir 3 cosas en las que fallamos y 3 en las que acertamos para que las tengan en cuenta en sus viajes en carro especialmente cuando llevan niños pequeños o bebés.

En lo que fallamos:

  1. Extintor: Se nos olvidó revisar el equipo de carretera de nuestro carro, les recomiendo que lo hagan con varios días de anticipación para que logren tener todo lo que necesitan. Nuestro extintor estaba vencido, afortunadamente nos dimos cuenta antes de salir, pero eso implicó buscar un sitio donde lo pudiéramos conseguir y de alguna manera retrasar el viaje. –En Colombia no tener el extintor vigente genera infracción-.
  2. Papel higiénico: No empacamos papel ni servilletas, únicamente llevábamos pañitos pero definitivamente es un papel indispensable que nunca sobra y a veces hace mucha falta, especialmente para estos viajes tan largos.
  3. Zapatos cómodos: Dos de mis hijas llevaron zapatos que además de tener cordones necesitan medias, en definitiva lo mejor para ir en carro, son zapatos cómodos y que además permitan quitarse y ponerse con total facilidad: como sandalias o crocs.

En lo que acertamos:

  1. Música: Hicimos playlist de música para los adultos que aprovechamos para escuchar mientras las niñas dormían. Hicimos playlist con música del gusto de las niñas que sirvió para que las niñas estuvieran entretenidas y disfrutaran. Un juego que nos encanta es bajar el volumen y jugar “caiga en la nota”.
  2. Morrales: Viajamos con maletas personales y no con una maleta gigante para compartir como lo hemos hecho en otras ocasiones. En definitiva es muchísimo más fácil empacar en el baúl maletas pequeñas que además responsabilizan a cada niña de sus cosas al momento de bajarse.
  3. Agua: Llevamos un termo de agua para cada una y snacks muy ligeros, como frutas y mecatos fáciles de comer. Evitamos siempre los lácteos en carretera.

Espero que esto les sirva para que puedan organizar sus próximas vacaciones en carro, si yo sobreviví con 5, por supuesto que ustedes también lo pueden hacer y además disfrutar, aunque independientemente del número de niños no se les olvide que viaje en carro que se respete siempre tendrá la pregunta infaltable: Mamáaaa ¿falta mucho para llegar?, aún cuando en los ojos de ellos se evidencia que apenas estamos en la portería de nuestro edificio, saliendo para nuestro paseo.

Si quieres saber que debes tener en cuenta para viajar con niños te invitamos a leerlo aquí

Escrito por Carolina Guzmán García

Soy abogada, asesora de familia, certificada en Disciplina Positiva para padres, parejas y maestros. Mamá de una familia numerosa de 5 niñas: Rosario, Sofía, Emilia, Julieta y Florencia; y esposa de Mauricio. Soy una enamorada de Dios y convencida de que es la base de todo. Además de mi maternidad, una de las cosas que mas disfruto es el running.

Redes sociales

@abcdemifamilia

www.abcdemifamilia.com

carolina@abcdemifamilia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *